Ir al contenido principal

Entradas

Incertidumbre

Dejemos que fluya como debe fluir,
dejemos que duela como debe doler.

Dejemos que las canciones nos destruyan,
dejemos que los ojos nos castiguen,
dejemos que el corazón se nos estruje hasta convertirse en nada.

Odio
Odio los días que creo que te necesito pero no es así,
odio los minutos que pasan cuando deberías estar pero no estas,
odio querer que sea pero no es.

Odio la incertidumbre,
odio el miedo que te tengo,
odio el dolor que me produce,
odio el tiempo que invierto,
odio que no te atrevas... y yo tampoco.

Dejemos que los minutos, las horas y los meses acaben con lo que no existió,
dejemos que la paciencia se lleve la tensión.
finalmente... finalmente dejémonos como nos dejamos siempre..
y odiemonos... para seguir viviendo.


Entradas recientes

Tiempo y viento

Vuelvo a volar,
volví a volar
¿Volveré a volar?

Me atreví a soñar de nuevo
y equivoque el camino.
Me hubiera gustado que no me lo permitieran,
que me prohibieran imaginar;
que amarraran mi creatividad, la envolvieran y la tiraran
lejos,
lejos..
¿A dónde?
Al mar,
al pico de una montaña,
al hueco mas profundo de la tierra,
para que no haga mas daño.

He intentado desafiar al tiempo,
invitarlo a quitarme el dolor, la ansiedad...
y no ha respondido.

He intentado desafiar al viento
le he dicho que traiga su corriente mas fuerte
que se lleve el dolor, la ansiedad..
y se ha calmado.

Me atreví a pintar, a cantar, a escribir
pero todo era sobre ti y resulte llena de llanto
¿Te importó?

Cerraste el ciclo con esos ojos parcos,
cerraste el ciclo con esa sonrisa simple...
guardaste mis palabras y preferiste huir de ellas

¿Yo?

Yo guare mis pasos y seguí mi camino.

Sin respuesta

Respiré, conté hasta tres y empecé a escribir.

Las palabras subían y bajaban en el texto, el sonido del teclado parecía acompañar la música en ese momento, así que volví a respirar.. conté hasta tres y seguí escribiendo.

Borre, reescribí, cambie y edite mil veces.

Me decidí
lo envié..
Me arrepentí,
soñé que tenía efecto.
Creí que leerías, que escucharías como yo escuche.

Sonreí,
lloré.
Pero tu callaste,
te quedaste mudo.
¿Se robaron tus palabras?
¿Se extraviaron en el camino?
¿Las cambiaron por silencio?

Me desespere,
revise,
me engañe..
y te solté.

Porque cuando no hay respuesta no hay esperanza... y si no hay esperanza no hay espera... simplemente no hay amor.

22 de Agosto del 2016

Para mi cada canción es una respuesta, o una petición. 

Nunca me leiste

Llegar a casa y explotar.
Llegar a casa y llorar.

Tengo miedo, tengo miedo de mi
de dejar que el silencio se apodere de mi mente
de acostumbrarme a sentir a oscuras
de permitirme ser una sombra en la esquina.

Tengo miedo, tengo miedo de ti
de que me veas ir y no digas nada,
de que me veas a lo lejos y no te atrevas a mirarme
de que que sientas mi mirada y la dejes pasar.

Tengo miedo, tengo miedo del sol
el sol que llena los días de luz cuando yo solo quiero penumbra
el sol que calienta los corazones congelados
el sol que significa mucho para algunos y no es nada para otros.

Tengo miedo, tengo miedo del cielo
ese fondo celeste que nadie quiere dejar de mirar
esa mancha gris que se llena de nubes y no nos deja ver mas alla
ese cartón negro en el que se pintan un par de estrellas
ese cielo que sentimos cerca y lejos.

Tengo miedo, tengo miedo de nosotros
de ese nosotros que no existe
de ese dolor que si esta pero que no sientes
tengo miedo de mi, tengo miedo de ti
de perderte sin tenerte

LOCKED

Primeros dias no tan solitarios

Cuando llegue pensé que no tendría más remedio que hablar con mi espejo, conversar con mis dedos o inventarme un nuevo personaje al que le gustara la soledad. Luego conocí a Caleb y a Jotán.
 Caleb tiene el pelo corto como honguito y Jotán tiene el cabello igual hasta podrías pensar que en cierta forma se parecen mucho sin embargo luego los tratas a cada uno y resulta que son bastante distintos, uno prefiere quedarse conmigo aprendiendo notas y ejercicios de respiración y el otro se divierte más afuera entre el barro, los carritos y los insectos. Cada mañana tocaban mi puerta o la ventana para que me levantara a jugar y me gustaba esperar en silencio hasta que sus vocecitas desaparecían y se convertían en murmullos chillones y tiernos. Había imaginado que estaría sola estos primeros días, lejos de mi casa cargando con una horrible nostalgia,  pero alguien muy grande e importante sabía lo que necesitaba para no estar demasiado triste y angustiada.
Caleb ama las historias así que se …